Sin la capacidad de ofrecer educación universitaria a todos los deportados de EU

jose-antonio-meade-kuribrena-990x660CIUDAD DE MÉXICO.- El Secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, coincidió con el Rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers y el Director General del Politécnico, Enrique Fernández Fassnacht, respecto a que el país no tiene la capacidad suficiente para ofrecerle educación universitaria a todos los jóvenes deportados de Estados Unidos, también conocidos como “dreamers”.

Manifestó que el Estado no cuenta con el presupuesto suficiente para abrir espacios educativos a los jóvenes que pretenden concluir en México sus estudios universitarios:

“Yo creo que es correcto tanto lo que dice el rector de la UNAM como el director del ‘Poli’: si nosotros tuviéramos que enfrentar hoy un incremento de la demanda de matrícula del 100 por ciento de los ‘dreamers’ que están fuera, no tenemos capacidad presupuestal de acomodarla”, dijo en conferencia de prensa conjunta con el presidente de BBVA Bancomer.

Señaló que la Secretaría de Hacienda se mantendría atenta ante la situación y buscaría apoyo con las universidades para enfrentar la situación tras las políticas migratorias impuestas por Donald Trump recién asumida su administración.

Ayer, el Rector de la Máxima Casa de Estudios de México alertó por las eventuales deportaciones: “Lo que se nos viene es muy serio, pues podrían expulsar a una cantidad considerable de jóvenes. Podríamos tener de repente a 400 mil aquí, en México, que requerirían alguna forma de continuar sus estudios y en las instituciones no tenemos, hay que decirlo con toda claridad, espacio para recibirlos”, expresó Graue Wiechers.

“Haremos todo el esfuerzo, lo estamos haciendo. La educación abierta podría responder de forma emergente a todos ellos, esperemos que no suceda así. El reto de tener que incrementar nuestra capacidad de educarlos puede ser en meses”, dijo al participar en el “Diálogo entre rectores: La educación hacia el futuro”.

En el evento, Graue Wiechers expuso que el reto se suma al problema interno de tener a cerca de siete millones de jóvenes (entre 18 y 22 años de edad) fuera de la educación superior, y de los cuales dos terceras partes son mujeres; ello, aunado al crecimiento de la población joven.

La meta, prosiguió, era alcanzar el 40 por ciento de cobertura en la educación superior para 2018, y actualmente se cubre el 37 por ciento. Para lograr el objetivo, sería necesario abrir 250 mil nuevos lugares anuales en este nivel de estudios.

“El país no tiene esta capacidad económica, y aunque la tuviéramos, tampoco vamos a construir universidades al vapor. Que no nos quede duda, el crecimiento en la educación en los próximos 10 años deberá ser atendido a través de la educación a distancia”, aseveró.

En el conversatorio también participó el Director General del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Enrique Fernández Fassnacht, quien coincidió en que la educación a distancia puede ser una oportunidad importante para atender a los connacionales que sean deportados de Estados Unidos, a fin de que concluyan sus estudios de bachillerato o educación superior.

“No tendríamos posibilidad de atender a todos en el sistema presencial, ni siquiera repartiéndolos en todas las universidades”, subrayó.

De igual manera, expuso que para alcanzar la meta del 40 por ciento de cobertura en la educación superior, la mitad de la matrícula tendría que atenderse en la educación abierta y a distancia.

Los directivos abrieron como una posibilidad la continuación de los estudios de los dreamers a través de plataformas en línea y educación a distancia.

SinEmbargo

You may also like...

Deja un comentario