Nueva Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable

timthumbCiudad de Mexico.- La Cámara de Diputados aprobó expedir una nueva Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, cuyo propósito es actualizarla con la normatividad sobre cambio climático y los servicios ecosistémicos, y con las investigaciones científicas en la materia, con la finalidad de adelgazar la burocracia de los trámites.

Con 238 votos a favor, 8 abstenciones y 94 en contra, se avaló en lo general el dictamen que abroga la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 25 de febrero de 2003.

El documento precisa que la ley vigente tiene un formato complicado, y disposiciones procedimentales que dificultan la corrección de cuestiones de detalle y limitan su adaptación a las nuevas.

Al fundamentar el dictamen, la integrante de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales, diputada María Ávila Serna (PVEM), expresó que con éste se perfecciona la actualización y armonización del derecho ambiental en materia de protección al patrimonio natural y de promoción del desarrollo sustentable, así como en el control y abatimiento global del cambio climático.

La nueva ley, dijo, será congruente con la regulación sobre cambio climático y los servicios ambientales de los ecosistemas; eficientará la administración, conservación y vigilancia del inventario forestal en los tres órdenes de gobierno, incluyendo la propia inversión que orienta el Estado para este objetivo, atendiendo con ello a la realidad económica del país y de una administración austera.

Se unificó el sistema nacional de gestión forestal de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, con el Sistema Nacional de Información Forestal de la Comisión Nacional Forestal, reasignando la titularidad y funciones en el encargo.

Establece un nuevo ordenamiento legal que instituye las diferencias entre el recurso biológico forestal, referido a especies y variedades, y al recurso genético forestal, relativo al germoplasma forestal. Se elimina lo referente al Servicio Nacional Forestal, a partir de corregir la actividad que había desarrollado, así como el sustento legal de sus atribuciones y los resultados que género.

También, se elimina el estudio satelital anual del índice de cobertura forestal, mediante la propuesta correspondiente, para que pase a formar parte del inventario nacional forestal y de suelos. Los informes, avisos y solicitudes serán presentados vía electrónica para el mejoramiento de la trazabilidad en el control y optimización de la información para efectos ambientales forestales, y en casos de excepción se conceda presentarlos por otra vía.

Ávila Serna precisó que se incorporan términos conceptuales para los efectos de la correcta aplicación e interpretación de la nueva Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, entre ellos la inclusión de desarrollo científico y tecnológico.

Se reconoce el objetivo de formar pequeñas unidades productivas, a efecto de dar inicio a economías sanas a la escala, en la provisión de materias primas y servicios a procesos de comercialización, mediante el impulso de micro, pequeñas y medianas empresas, en el contexto de la propuesta de la nueva Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable.

Precisó que con la aprobación de la nueva ley no se trata de denostar los avances y logros alcanzados. Se trata de un trabajo de fortalecimiento para alcanzar una congruencia deseable entre la legislación sobre el desarrollo forestal sustentable, los ordenamientos sobre el cambio climático y los servicios de ecosistemas, en la posibilidad de un nuevo modelo de desarrollo forestal sustentable.

Con esta nueva ley, se plantea la actualización de la legislación en materia de desarrollo forestal sustentable, abrogando la vigente y expidiendo un ordenamiento lleno de nuevas ideas encaminadas a alcanzar soluciones jurídicas que atiendan las problemáticas detectadas.

En los posicionamientos, el diputado Gonzalo Guízar Valladares (Encuentro Social) señaló que el dictamen tienen como propósito regular la vida de la selva y forestal de México.

Se dota a la Comisión Nacional Forestal con facultades en materia de avisos y autorizaciones de plantaciones forestales comerciales y aprovechamiento de recursos genéticos. Conjunta el Sistema Nacional de Gestión Forestal de la Semarnat con el Sistema Nacional de Información Forestal, de la Conafor. “Hoy desvinculadas, se vinculan para optimizar su eficiencia y su eficacia, darle mayor uso sustentable al tema forestal”, afirmó.

De Nueva Alianza, el diputado Francisco Javier Pinto Torres expresó que buscar vías adecuadas para el desarrollo sustentable en el país es una prioridad impostergable y con este dictamen se atienden temas de gran importancia, como la falta de vinculación económica del sector forestal e incentivos para la conservación sustentable de los recursos maderables, las dificultades de comercialización y de implementación de nuevas tecnologías, y técnicas que permitan una mayor productividad.

Se busca reducir los trámites burocráticos y dotar de mayores facultades a la Comisión Nacional Forestal, como un organismo técnico especializado con autoridad sobre la materia; dar orden y coherencia a las leyes ambientales para hacerlas más operativas en cuanto al control integral de los recursos forestales maderables y no maderables; establecer conceptos como el de compensación ambiental por cambio de uso de suelo y crear el Programa Nacional de Manejo de Fuego.

Mirza Flores Gómez, diputada de Movimiento Ciudadano, argumentó que la importancia socioeconómica y medioambiental en el sector forestal en México es innegable, por lo que la regulación de dicho sector tiene que ser desarrollada de manera meticulosa, incluyendo la opinión de todos. Afirmó que este nuevo ordenamiento está deja afuera a más de 100 organizaciones de expertos del sector forestal, los cuales ven una involución y un retroceso con la nueva norma, respecto de la legislación actual.

“Es una ley que nos importa y preocupa, no estamos en condiciones de votar lo que no conocemos a detalle. Se aprobó un artículo que es sumamente ambicioso y protector, pues no se podrá otorgar autorización de cambio de uso de suelo en un terreno incendiado, sin que hayan pasado 20 años, a menos que se acredite fehacientemente que la secretaría haya verificado que el ecosistema se ha regenerado totalmente”, añadió.

You may also like...

Deja un comentario