No la pasan muy bien que digamos

1004156d4ac74dbCHETUMAL.- Las familias de los cortadores de caña, señalan que aunque los albergues no son cómodos por el frío que se siente en estas fechas, confían en que el clima mejorará y los apoyos también.

Aseguran que en algunos casos duermen hasta cinco personas en un solo cuarto, la mayoría de las familias son del estado de Chiapas. Fue desde el pasado mes de diciembre cuando llegaron a la ribera del río Hondo y permanecerán aquí hasta el mes de mayo.

Ya es costumbre que los hombres cortan la caña de azúcar y las madres preparan los alimentos, por lo que los menores están sufriendo las consecuencias de los frentes fríos al no tener los apoyos por parte del ingenio azucarero San Rafael de Pucté, ni de las dirigencias cañeras y mucho menos de las autoridades encargadas de la beneficencia pública.

Los cuartos de los albergues fueron elaborados con bloques y láminas de zinc, pero tienen varios huecos y es por donde se filtran los vientos fríos, por lo que prefieren salir a calentarse en el sol invernal, aunque sin zapatos ni abrigos, parece que aguantan mucho.

Las madres de familia se encuentran en un dilema, se ponen a trabajar o a cuidar a sus hijos, pero le dan prioridad al trabajo porque a diario tienen que elaborar alimentos para los cortadores de caña, quienes se van desde muy temprano a las parcelas.

 

 

You may also like...

Deja un comentario