Kuchumatanas, mujeres trabajadoras

Las kuchumatanas, mujeres trabajadoras que día con día, sacrifican horas de sueño con el fin de ir en busca del sustento de sus familias.

vendedora-14Chetumal.- A pesar de que Quintana Roo se ubica entre las economías que mayor riqueza genera por habitante en el país, 84 mil 366 personas están en situación de pobreza extrema.

Al día de hoy todavía existen comunidades en las que las carencias están presentes día con día, tal es el caso de la comunidad de Kuchumatán, conformada por refugiados guatemaltecos. Localidad de poco más de mil habitantes, lugar donde la pobreza extrema y el rezago social se observa en toda su amplitud, del total de sus habitantes casi el 50 por ciento habla alguna lengua indígena y de las 238 viviendas que existen ninguna cuenta con computadora.

De acuerdo con información de la Secretaría de Desarrollo Social, en Kuchumatán:

-El 26.6 por ciento de la población de 15 años o más es analfabeta.

-El 6.2 por ciento de la población de 6 a 14 años no asiste a la escuela.

-Del 70 por ciento de la población de 15 años o más su educación básica es incompleta.

En esta localidad que se ubica en municipio de Bacalar, el 15 por ciento de las viviendas tiene piso de tierra, el 82.5 por ciento no cuenta con lavadora y 67.9 por ciento no tiene refrigerador.

Cultivo de hortalizas

nino-01La actividad principal a la que se dedican las familias de Kuchumatán es al cultivo de hortalizas y otros productos como chaya, cilantro, calabazas, coco, hojas de plátano, naranja agria, limón, rábano, entre otros, los cuales comercializan en su totalidad para obtener algunas ganancias y así poder subsistir.

Pero para poder comercializar su producto, las mujeres (que son principalmente quienes venden los productos), tienen que trasladarse a la ciudad de Chetumal, por lo que desde la 1:00  o 2:00 de la mañana ya están despiertas para preparar lo que van  a vender, cargarlo en los camiones y poder llegar desde muy temprana hora a instalarse en los alrededores del mercado “Lázaro Cárdenas”, junto con los de Maya Balam (otro excampamento de refugiados guatemaltecos), donde ya tienen más de 10 años vendiendo.

Ofertan sus productos en los tianguis de Cancún

De igual manera hay varios productores de esa zona que han comenzado a viajar dos veces por semana a ofertar sus cosechas en tianguis que se establecen en la ciudad de Cancún, pues aseguran que en la zona norte el precio de los productos es más alto, lo cual les genera un poco más de ganancias.

La mayoría de la producción que expenden es de su propia cosecha, aunque por las pequeñas extensiones de cultivo con que cuentan, en algunos casos tienen que conseguir más cantidad de producto en poblaciones circunvecinas, mismo que ellos venden a un precio mayor para obtener alguna ganancia y recuperar lo invertido.

No al “regateo”

frutas-y-verdurasLa gente prefiere adquirir productos con las “kuchumatanas”, debido a que son frescos, aunque de igual manera es muy común el escuchar las típicas frases como… “es lo menos”, “a cuanto me lo dejas”, “y si me llevo dos”…, es importante hacer un poco de conciencia y sobre todo valorar el trabajo que estas mujeres del campo realizan todos los días.

Ya que no solo se trata de sembrar, cuidar, regar y cosechar los vendedora-13productos fruto de su trabajo, si no que además tienen que desmañanarse todos los días para traer a la capital todos esos productos frescos, sin contar que muchas de ellas son personas de una edad avanzada y que aun así continúan trabajando para poder subsistir, otras cargan con sus hijos la mayoría aun menores de un año y eso no es impedimento para buscar el sustento de sus familias.

Acaso ¿cuándo vamos al supermercado también regateamos?, no verdad, ahí pagamos hasta el último centavo, ¿entonces por qué querer que esas personas trabajadoras nos hagan un “descuento”?, mejor compremos y paguemos lo justo, créame que el dinero es algo que realmente necesitan.

You may also like...

Deja un comentario