Irregularidades en la zona arqueológica de Chacchoben

2012160fbc057f8medCHETUMAL.-Gran sorpresa se llevaron turistas estadunidenses que llegaron en crucero a Majahual y que tenían como parte de su itinerario visitar la zona arqueológica de Chacchoben, los cuales llegaron a bordo de diversas vans y camiones, pues tuvieron que presenciar una pequeña discusión entre los guías de turistas y los ejidatarios.

Y es que cerca de 30 ejidatarios de Chacchoben bloquearon la zona arqueológica a empresas touroperadoras porque no han querido pagar 3 dólares por turista que entra al lugar. Por lo cual conforme iban llegando, no les quedó más remedio que pagar lo que pedían los ejidatarios, para no afectar a los turistas.

Los ejidatarios afirmaron que no se moverán del lugar, ni permitirán el libre acceso a las touroperadoras hasta que se firme un convenio donde se asegure el pago.

Hasta el lugar, llegó la Policía Municipal, Policía Rural, Policía Estatal y la Policía Federal de Seguridad Regional, para evitar alguna confrontación, aunque al final todo pasó sin incidentes.

Es importante decir que Chacchoben se compone de 310 ejidatarios, en una parte del ejido se encuentran vestigios arqueológicos mismos que se venden para mostrar a los turistas internacionales que llegan en cruceros a Majahual.

Para traer a los turistas hacia Chacchoben, los ejidatarios tienen un convenio con los touroperadores del puerto. Los transportistas del puerto, para recibir al turista y venderle las zonas arqueológicas, le pagan un 50 por ciento a las navieras para permitirles sacarlos, además le pagaban al ejido 2 dólares por turista que entra a la zona.

Pero fuera del puerto existen otras touroperadoras como Native Choice o Tucan Tour que recogen al turista sin pagarle a la naviera y pagando 2 dólares por persona al ejido Chacchoben.

Así se mantuvo desde mediados del 2012 al 30 de octubre de 2016. En noviembre, iniciaron negociaciones para que los operadores turísticos que llevan a los pasajeros del crucero paguen 3 dólares por cada uno de ellos que entre a las ruinas de Chacchoben.

Sin embargo, las operadoras se han negado a realizar ese pago, el cual consideran arbitrario. Por lo que desde octubre, dejaron de pagar incluso los 2 dólares por persona que entraban al lugar haciendo que se bajen en la carretera federal y que entren caminando, lo anterior con el consentimiento de la delegada del INAH, Adriana Velázquez, quien está a favor de los transportistas.

Ante dicha circunstancia y mediante asamblea, los 310 ejidatarios indicaron que si no había un convenio para poder aumentar de 2 a 3 dólares la entrada por persona a la zona arqueológica, bloquearían la entrada a los vehículos transportadores de turistas que quiera ingresar sin pagar lo que les corresponde al ejido.

Ismael Martínez, ejidatario del lugar, indicó que lograron hacer un acuerdo con los transportistas del puerto de Majahual. Y aunque no aceptaron pagar los 3 dólares por turista que le venden la zona arqueológica de Chacchoben, sí aceptaron apoyar al ejido en dos proyectos que tienen en puerta para la atracción de más turistas que vendrían beneficiando a las dos partes. Uno de los proyectos es el cocodrilario y un Museo de los vestigios que se encuentran en Chacchoben. El proyecto, donde se invertirán varios millones de pesos, iniciaría el próximo año.

Por lo que los transportistas del Puerto de Majahual sí tienen acceso a meter turistas pagando la cantidad de dos dólares por persona.

Ante la negativa de las demás touroperadoras de pagar 3 dólares por turista, decidieron bloquearon la entrada a la zona arqueológica cerca de 30 ejidatarios.

Una de las dueñas de las transportadoras pasó en varias ocasiones grabando con su celular lo que sucedía y sobre todo intimidando a los ejidatarios. Los ejidatarios continuaron firmes en no permitir la entrada a todos aquellos transportistas que no paguen los 3 dólares por turista.

Al final de cuentas, las operadoras turísticas aceptaron pagar lo que les pedía el ejido por los turistas estadounidenses que estaban viendo el bochornoso espectáculo lleno de policías estatales, municipales, rurales y la Federal de Seguridad Regional.

Cabe resaltar que además de todo eso, el turista tiene que pagar su entrada a la zona arqueológica, la cual cobra el INAH sin darle un peso a los ejidatarios. A cada turista le cobra por visitar las ruinas entre 55 y 70 dólares.

El dinero que los transportistas tienen que pagar a los ejidatarios es para el mantenimiento del mismo lugar, para la reparación y mejoramiento del baño, etcétera.

Cada mes o dos meses, los más de 300 ejidatarios vienen recibiendo muy poco y existen muchas personas de la tercera edad que solamente viven de eso, es por ello que quieren aumentar a 3 dólares la entrada por persona a las touroperadoras.

Además, en la zona arqueológica existen guías de turistas que están certificadas para el trabajo por parte de la Secretaría de Turismo; sin embargo, las operadoras que llevan turistas no usan a dichos guías, sino que traen su propia gente sin la certificación pertinente, perjudicando también a la gente que está en el pueblo y que están certificados como guías.

Los ejidatarios indicaron que existen muchas irregularidades en la zona arqueológica y en el cómo se maneja la situación de los turistas, del cual tienen conocimiento el INAH y la misma Secretaría de Turismo.

Fuente: Por Esto! Foto: SIPSE

You may also like...

Deja un comentario