Deterioro en las Áreas Naturales Protegidas del estado

clausuran-construcci-1986741CANCÚN.- La mala administración de los recursos, corrupción y desinterés de la población para preservar su medio ambiente es lo que está generando un grave e irreversible deterioro de los lugares turísticos en el estado de Quintana Roo.

La secretaria estatal de Turismo, Marisol Vanegas Pérez, señala que el principal problema en la política de turismo en Quintana Roo se originó desde 2012, cuando los recursos estatales dejaron de fluir correctamente hacia su destino, lo que ocasionó que la mayoría de los proyectos turísticos programáticos se detuvieran.

En cuanto a la promoción del destino, Vanegas Pérez indica que desde diciembre de 2013 el presupuesto destinado para este rubro no fue aportado por el gobierno del estado, por lo que los fideicomisos de promoción comenzaron a acumular deuda a proveedores que aún no es determinada por la nueva administración estatal, pero que se estima en un adeudo de varios cientos de millones de pesos.

Desorden en las Áreas Naturales Protegidas

En lo que respecta al ordenamiento de las Áreas Naturales Protegidas (ANP), el secretario de Ecología y Medio Ambiente de Quintana Roo (Sema), Alfredo Arellano Guillermo, menciona que a pesar de que las ANP del estado cuentan con su debido programa de manejo, en la realidad se carece de suficientes recursos humanos y económicos para garantizar la vigilancia y protección de esas áreas.

Se descubrió, dijo, que la mayoría de las 10 ANP existentes en Quintana Roo se encuentran en total abandono, mientras que aquellas que han sido concesionadas “ni siquiera presentan reportes de las condiciones en las que se encuentran actualmente”, lamentó el funcionario estatal.

La ANP más grande que se encuentra en el estado es la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an, con 528 mil 148 hectáreas protegidas, que comprende la porción oriental del tramo del municipio Felipe Carrillo Puerto hacia la comunidad de Muyil, y está bajo supervisión de la Conanp por ser de carácter federal.

Área protegida siniestrada

A mediados de septiembre, 87 hectáreas del Área de Protección de Flora y Fauna denominado Yum Balam, en la isla de Holbox, Quintana Roo, fueron devastadas por un incendio en octubre pasado. La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) confirmó que el fuego fue generado por la mano del hombre, por lo que se decretó en veda por 20 años.

En Quintana Roo, como en otros estados ricos en recursos forestales, grandes extensiones de tierra eran y siguen siendo quemadas intencionalmente con la finalidad de que se cambie el tipo de uso de suelo por las autoridades para su posterior explotación; sin embargo, la nueva legislación, además de castigar con mayor rigor a los incendiarios, se impone veda al terreno quemado para desalentar esa vieja práctica.

La nueva legislación rigurosa que protege los predios siniestrados entró en vigor en julio del presente año, e implicó reformas a la Ley de Desarrollo Forestal Sustentable para, entre otras cosas, no conceder el cambio de uso de suelo por 20 años y obliga a los dueños a resarcir el daño.

Pueblo Mágico contaminado

Al sur de Quintana Roo se encuentra el denominado Pueblo Mágico de Bacalar, que cuenta con un sistema lagunar de aproximadamente 55 kilómetros de largo y el cenote Azul con cristalinas aguas de una profundidad de 90 metros.

Sin embargo, en esa localidad menos de 25% de las casas de la población está conectado al drenaje sanitario, por lo que sus desechos sólidos son vertidos en pozos que durante años han no sólo contaminado el manto freático, también la Laguna de los Siete Colores, principal atractivo de la localidad turística.

Al respecto, el presidente municipal Alexander Zetina Aguiluz, quien rindió protesta al cargo el pasado 30 de septiembre, anunció que se llevará a cabo un programa emergente de supervisión para detectar casas que no estén conectadas al drenaje para que, en su caso, implementen biodigestores comerciales y con ello frenar la contaminación de aguas subterráneas.

La filtración de desechos sólidos al manto acuífero no es la única fuente de contaminación de la laguna, puesto que la Profepa ha detectado relleno ilegal en sus aguas para la construcción de rampas, y se ve afectado por la actividad náutica, cuyos motores vierten combustible al agua y dañan, además, los estromatolitos (estructuras minerales que se forman en aguas someras) que abundan en la zona.

Excelsior

You may also like...

Deja un comentario