50% de las carnicerías que se ubican en los mercados populares cerraron

NOTA-1-web-2-660x360Chetumal.- El alza de precios que han sufrido algunos productos cárnicos como la res y puerco han provocado que decenas propietarios de este giro comercial abandonen esa actividad y en algunos casos apuesten a otro tipo de estrategias de trabajo para obtener ingresos aunque también resulte un fracaso, afirmó el presidente de la Unión de Abastecedores en Othón P. Blanco, Marco Méndez Aguayo
Explicó que al no tener financiamientos directos, varios de sus colegas han optado en cerrar de manera definitiva al no poder seguir manteniendo sus gastos, el pago de impuestos y el pago de salarios de sus empleados, “la única salida es bajar cortinas o arriesgarse a otra actividad comercial”, dijo.
“Hoy en día son pocas las carnicerías que sobreviven y para muestra sólo basta recorrer los diferentes mercados de la ciudad y notar el cierre masivo de locales, es obvio que si el consumidor lo escucha caro optan por buscar lo más económico y compran carne congelada” agregó.
Comentó que la carne refrigerada ha desplazado a los rastros que producen y comercializan productos frescos, a tal grado que 50% de las carnicerías concentradas en los mercados populares han “bajado cortinas”.
Agregó que por tratarse de canales porcinos y bovinos frescos, los proveedores locales manejan precios más altos, que a comparación con los fabricantes foráneos que abastecen otro tipo de comercios, hay una diferencia de hasta el 30%.
“Un ejemplo es la milanesa de cerdo, que cuesta 80 pesos el kilogramo en una carnicería del mercado, cuando en una tienda foránea oscila el kilo en 58 ó 60 pesos, eso convence al público a irse por lo más barato”, reconoció.

Fuente: Por Antonio Gio/ Quequi

You may also like...

Deja un comentario