Rasuran pago a cortadores de caña

img_1452077664_3029dcbfce00747ff459RIBERA DEL RÍO HONDO.- El Comité de Producción y Calidad Cañera del ingenio San Rafael de Pucté viola los acuerdos tomados con los cortadores de caña de azúcar, al no pagarles los 35 pesos por tonelada, sino 33 pesos, además de que el pago al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) es engañoso porque solamente les cubren un bimestre.
A los 3 mil 200 cortadores se les dejó de entregar una despensa para el apoyo a su economía y tampoco les otorgaron colchonetas y cobertores para pasar el frío, denunciaron los afectados.
El Comité de Producción y Calidad Cañera es presidido por el representante del ingenio San Rafael de Pucté, Enrique Ramos Pérez; el presidente de la Unión Nacional de Cañeros CNPR, Gabriel Rivas Canul, y por el líder de la Unión Local de Productores Cañeros (ULPCA), Aarón Renteral Campos.
Los cortadores de caña de manera paulatina se han integrado a las labores en los 15 ejidos cañeros para trabajar en la Zafra de la Colaboración y Buenos Resultados 2015-2016, pero están enojados porque hasta el momento no les han cumplido con el pago por toneladas de caña cortada, debido a que les ofrecieron 35 pesos, pero a la hora del pago solamente les tiraron 33 pesos.
Sin embargo, el problema se acentúa porque de última hora sin darles una información precisa se les paga por montón, es decir, se consideran dos montones por una tonelada, pero el pago es de 22 pesos, lo cual es mucho menos de lo acordado, por lo tanto, el dinero no les alcanza para nada porque la canasta básica en los últimos meses ha encarecido.
Los cortadores de caña consideran que el dinero que les deben de pagar se está quedando en algunas manos, pero dijeron no saber quién o quiénes son los que se están llevando la maleta por el sucio y rudo trabajo.
El veterano cortador Víctor Juan Madaleno afirmó que les dieron “atole con el dedo”, pues les prometieron un pago de 35 pesos por tonelada cortada, pero resultó que les pagan 33 pesos, además dijo que no es justo porque el trabajo se hace y cada día es supervisado más por el Comité de Producción y Calidad Cañera.
Responsabilizó de manera directa al Comité de Producción y Calidad Cañera, pues dijo que están unidos para seguir “chingando” a los cortadores de caña, ya que éstos se encuentran indefensos y sin que nadie los apoye.
Otro problema que siempre han sufrido los cortadores de caña es el pago de la cuota al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), pues en cada zafra sólo les cubren un bimestre, pero les siguen descontando en la nómina el dinero, dijo.
Juan Madaleno afirmó que se dio cuenta de esa situación, porque el año pasado al acudir a consultar le dieron a conocer que ya había sido dado de baja. Incluso un compañero al tener un accidente de trabajo fue llevado a tirar a la Cruz Roja de la alcaldía de Javier Rojo Gómez, porque ya no estaba dado de alta en el IMSS.
Afirmó que desde el primer corte de caña que hacen en la ribera del río Hondo deben de estar dados de alta en el IMSS, “pues en caso de algún accidente –ni Dios lo quiera– ¿a dónde acudirán para su atención médica, para sacar las incapacidades y de dónde sacaremos el dinero para comprar alimentos?”.
Víctor Juan Madaleno, quien se autodefinió como el único cortador de caña que expresa sus sentimientos y denuncia lo que no le parece correcto y reitera que les prometieron un pago de 35 pesos, pero no les han cumplido. Seguidamente el cortador se reúne con sus compañeros, todos ellos llenos de tizne, pero aplauden sus dichos.
Por otra parte, dijo que anteriormente se les entregaba semanalmente una despensa, pero que hoy no los apoyan en nada, por lo que tienen que trabajar mucho más para ganar un poco de dinero, lo cual consideró como una injusticia, debido a que los tiempos de la esclavitud, supuestamente quedaron en el pasado.
Cabe destacar que la mayoría de los cortadores no cuenta con el equipo necesario para realizar el rudo y sucio corte de la caña de azúcar, incluso algunos calzan chanclas de origen chino, por lo que se encuentran expuestos a mordeduras de víboras o que una punta de caña se les clave en los pies.
Pese al trabajo que realizan, su alimentación se basa en frijol, arroz y un pequeño trozo de carne de pollo y agua de fruta de la región, lo cual es llevado por un motociclista sin importar el lugar en que se encuentren.
Por otra parte, el cortador de caña Óscar Pérez López, a quien sus amigos le dicen el “Tabasco”, fue abordado cuando se encontraba descansando en el albergue en la comunidad Álvaro Obregón en una vieja almohada, de esas que se entregan a los ciudadanos cuando pasa un huracán.
Fue claro en señalar que actualmente el Comité de Producción y Calidad Cañera no les ha otorgado ninguna colcha ni cobertor, por lo que descansan literalmente en el piso y sin protección alguna.

Fuente: Por Esto!, Por Luis Enrique Tuz

You may also like...

Deja un comentario