Cascada de aumentos

img_1451901234_98411d34ba7acc7dbe3fCHETUMAL.- La ligera baja que tuvieron los combustibles al empezar el 2016 pasará desapercibida para el bolsillo mexicano; en cambio, el incremento que tuvo el gas Licuado de Petróleo (LP) sí será resentido en la economía familiar, ya que con este aumento se desencadenarán otras alzas en servicios y productos que están ligados al insumo, informó el exvicepresidente del Colegio de Contadores Públicos de Quintana Roo, Luis Alain Matos Argüelles.
El analista fiscal dijo que por la distancia que existe entre el sur de Quintana Roo y el centro del país, se suele llevar una vida más cara en muchos de los productos y servicios básicos, y por tanto, el incremento en el precio del gas LP que se tuvo al inicio de este año ocasionará un mayor encarecimiento del estilo de vida chetumaleño.
“Como el gas figura entre sus principales costos de producción, los pequeños restaurantes y establecimientos de comida se verán en la necesidad de subir el precio de sus productos; sin embargo, esto sólo generará una reducción del poder adquisitivo de los consumidores, por lo que serán menos los que tendrán capacidad de consumir alimentos fuera de sus hogares”, comentó Matos Argüelles.
Además, el fiscalista dijo que por ser Quintana Roo un Estado ampliamente turístico, el 2015 lo cerró con una serie de alzas causadas por la devaluación del peso ante el dólar, situación que impactó negativamente en el bolsillo ciudadano, por lo que nuevas alzas en este 2016 causarán que el poder adquisitivo de los quintanarroenses disminuya aún más, lo que se reflejará en una menor capacidad de consumo.
Ante este panorama, Matos Argüelles dijo que la ligera baja que tuvieron los combustibles a principios de este año será algo que pase desapercibido en la economía familiar, puesto que en otros rubros se tuvieron mayores alzas que superan con creces lo pocos centavos que bajaron los carburantes.
“Lo que se necesita es que a Quintana Roo se le den los mismos beneficios fronterizos que los del norte del país, para que los precios de los combustibles se puedan homologar en este caso con los de Belice, país donde actualmente están mucho más baratos que en nuestro Estado”, explicó Matos Argüelles.
Además, calificó de incongruente que a nivel internacional se reduzca el costo de los carburantes a causa de la baja en el petróleo, mientras que en México aún no se han aplicado políticas que verdaderamente disminuyan el precio de las gasolinas, y esto es debido a que los precios no están regidos de acorde al comportamiento del petróleo, sino que éstos son fijados por el Gobierno del país.
“No podemos hablar de beneficios si se baja el precio de la gasolina, pero al mismo tiempo sube el del gas, porque finalmente el aumento en el gas LP sí tendrá impacto negativo en los productos y servicios que estén ligados a éste; mientras que por el contrario, con la baja en la gasolina los precios del transporte y demás productos y servicios que empleen el insumo no van a disminuir”, concluyó Matos Argüelles.

Fuente: Por Gabriel E. Manzanilla/Por Esto!

You may also like...

Deja un comentario